15 noviembre 2011

LFQNH1

Mis viajes en coche son un momento de inspiración fotográfica. Durante todo el camino, voy observando los paisajes y pueblos, y voy pensando en cómo me gustaría echarle una foto a ese instante. Desgraciadamente el acto de conducir y fotografiar no está permitido por las leyes de la física.

Esta vez, un cielo plagado de nubes, el sol totalmente anaranjado, las nubes totalmente grises cargadas de agua. Esto lo observaba a través de mi retrovisor. El contraste de color, hacia que ése cielo, fuese único.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ir arriba