21 enero 2012

LFQNH4

Un viaje en coche. El atardecer era claro, sin muchas nubes, y el sol estaba a punto de irse a dormir. En línea recta observo un paisaje, una zona de montañas, poco a poco me voy acercando a una velocidad no permitida de 130km/h. Una vez cerca, el trayecto me hace girar levemente a la izquierda. Es cuando entre esas montañas, se encuentra una especie de valle, en forma cóncava, y justo en medio una casa, abandonada, marrón, destacando sobre todo ese color verde que le rodea, y curiosamente, los únicos rayos de sol iluminándola.


"Desgraciadamente el acto de conducir y fotografiar no está permitido por las leyes de la física."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ir arriba